Monthly Archives: March 2007

Spring and What It Brings

It’s come around again; the time of year to gear up for the influx of wildlife infants displaced by loss of habitat or loss of parents due to human interference. Excluding the occasional hurricane accompanied by flooding or an unnatural Carolina cold snap blessed with the more northern than southern white stuff called snow or what’s that clear, really slick stuff?, oh yeah . . . ice, Baby Season causes most rehabilitators to endure a sweet exhaustion from March through June. Straggler babies still show up beyond June, but in fewer numbers. Rehabilitators understand the need for high energy, patience and accept that days will start earlier and end later when they take on the tedious task of raising animal orphans. It’s important to get these little critters up and running (or flying) as soon and as wild as possible. I hate to point a finger, but sometimes the babies are truly kidnapped when brought to the shelter. Of course, the human “rescuer” doesn’t know that, but if my words manage to sink in during negotiations with the kidnapper(s) the clutch of plump eastern cottontails will be returned to the tall grassy area they were taken from. Usually, Momma rabbit is frantically looking for them. I always recommend putting a string around their nest area and checking back a few times to see if the string is mussed. If the babies still look plump and healthy, Mom is taking care of them, as it should be. In four weeks or less they’ll be out on their own. Wild baby bunnies become highly stressed in captivity and should remain with their Mom if at all possible. Baby season began for our shelter last week with the admit of three infant doves, two baby squirrels and two injured “with child(ren)” Virginia opossums. With the overuse of clear-cutting by developers we have seen our Baby Season admits grow steadily every year. Although infant wildlife, birds or mammals, would benefit from their bio-mom’s and dad’s care, we rehabbers step in with everything we know to give them the best second chance. After proper diet, cleanliness, safety, warmth and time to grow, we must find new wooded areas, conducive to the species, for relocation when release time comes. Uninjured, but homeless and parentless, infant squirrels are usually fairly hardy and take to a nippled syringe with formula readily until they want to chew solid food.blogsquirrelmar07.jpg

I have a true fondness for these crazy and frantic little critters. In my opinion, they are the best and most enjoyable babies to rehab until one day when they’re not. Something clicks in their brain, and they let you know it’s over. “Get me to my outside enclosure, I have squirrel skills to perfect.” A slower mammal that gets a bad rap because it’s perceived as quite homely is the opossum. (Personally, I don’t know how anyone could view our only North American marsupial as anything but cute. We all lose a little of our cuteness as we age, even the opossum.) Baby opossums come into the shelter in much larger litters than the squirrels. Stories of how they get to the shelter are quite varied and sometimes bizarre. The one that warms my heart the most is when I hear someone say they stopped along the road to check the pouch of an opossum hit and run victim. Talk about a way above average human being! A young man showed up at the shelter last year with baby opossums in his shirt pockets, his hat and a glove. He brought us eleven. Since they don’t suckle, they have to be tubed (or some say gavaged). Special formula, made for their slower metabolism, is syringed and delivered through a tiny, flexible tube into their stomach for each feeding until they are ready to lap from a dish, then on to solid food. Baby birds require totally different methods of care. They must be hand fed every thirty minutes and based upon the species, diets will vary . . . Ya da, Ya da, Ya da. It would take another posting to explain the uniqueness of baby birds and fledglings. So . . . from my opossums to yours, Have a happy Spring and watch out for our critters! They do good works.
blogpossumboxmar07.jpg

Linda Bergman-Althouse

author of Save Them All

www.owlsonline.org

Leave a comment

Filed under Blogroll, Essays, Nonficition, Stories

Where do you find the time?

square-lo-res-jamie.jpgThere are a good many writers who have spread the rumor that a writer must write every day, no matter what. I have no quarrel with that line of thinking. Although I don’t particularly subscribe to it either.

Stephen King is reported to write every day. And he’s fairly successful, as writers go. So you could reasonably consider him to be a good example of how well that particular writer’s rule works out. Actually, King is to the author what McCartney is to the songwriter – the top of the heap. The fact that these two ne’er-do-wells found a way to rise above their station in life and bring untold millions of total strangers an imaginary place to call their own – well, let’s just say they give the rest of us hope.

But I doubt either Sir Paul or St. Stephan would suggest anyone else attempt to replicate their success by attempting to walk in their exact footsteps. Because while both these monsters of the entertainment industry have made oodles of money with their fluid imaginations, they came to that mother lode of cash through long years of hard, barely rewarding work. They do what they do for the love of it, the charge it gives them to hear or see their work evolve and coalesce into a cohesive piece they can feel proud of. They work for the love of it – they discovered wealth because they have a rare level of talent, took advantage of some lucky breaks and above all else, have a work ethic that won’t quit.

I’ve been writing successfully, which is to say for money, for better than 15 years. I take some pride in that fact. But my accountant doesn’t need to devote nearly as much ink to my tax return as he might to the behemoths of the publishing trade. I’m a piker, a small time scribe, a moderately content fish who swims in a huge tank filled with a multitude of others. Some are bigger, some are smaller – none are less capable I’m sure.

Still, I don’t write every day. Like most working stiffs, I have laundry to do, a lawn that needs to be mowed, dishes in the sink and a motor vehicle that’s in need of an oil change. I spent the weekend in my youngest daughters room, priming and taping and painting to beat the band. Not because I love painting, but rather because I love her. My 8 year old picked the colors and dad wielded the brush. It’s a fair trade. But it’s not particularly productive from a writing standpoint.

That overblown schedule of household duties, parental responsibilities and unavoidable chores has a tendency to derail my best intentions to write every day. Even when I was working on my first novel, when I was almost demonically motivated, I missed days at the keyboard. Doctors appointments, dentist visits, a leaking pipe in the bathroom and a whole slew of other distractions took their turns eating up my time, causing me to most or all of a day in front of the computer. With my imagination unleashed I make progress. But a feverish child can put a stop to short term plans in a hurry. As any parent knows.

I do write every week, however. The newspaper will not wait. A column must appear once a week, fresh as a daisy. No repeats or reprints are allowed.

All of which means, I’m fallible, heavily scheduled and occasionally overloaded. But I manage to get my work out on time and continue with side projects for a magazine or two while whittling away at my next novel. I’m not superman. But then neither is Stephen King or Paul McCartney. We are all just regular guys who are doing our best to put out good work for the entertainment and enrichment of whomever wanders near.

Correct me if I’m wrong, but that description fits you too, doesn’t it?

Pat yourself in the back for being in such good company, then get back to work. You have something to write, don’t you? Or perhaps you have dinner on the stove, or a lawn to rake first. No matter. The work will get done if you will it to be so. One thing at a time. And don’t forget to enjoy the adventure while you climb the ladder to your own personal success story. You may be surprised to find what you’re really made of when you get right down to it.

Jamie Beckett

Author: Burritos and Gasoline

Leave a comment

Filed under Uncategorized

Your instrument …

At the same time as I’m working on my second novel, I’m also learning to play the guitar. I started about a year ago and progress is slow, largely because I’m teaching myself in a very haphazard fashion.

It struck me the other day that one of the reasons it’s hard to learn an instrument (at least a stringed instrument) is because there are several things you have to learn at the same time.

First, you have to train your body to complete manoeuvres it has no intention of completing of its own accord: fingers need to stretch to reach a span of notes on a fretboard; arms need to bend over the guitar body and under the frets, leaving you with aching shoulders; your back needs to be held upright even as you’re sitting on the edge of a chair.

Secondly, you have to do different things with your hands at the same time – fret chords with the left, pluck or strum strings with the right.

Thirdly, you may have to learn to read music – or at least the tablature that guitarists mostly read.

Fourth, there’s pain! Your fingers have to build calluses, and this can take months. Until they’re hard, your finger tips are grooved with painful lines, meaning you can only play for minutes at a time before having to shake your hand and utter a few choice words.

Fifth, if you play an electric guitar (which I don’t), you have to build a body of knowledge about electronics and amplification.

Why am I listing all these? Well, using one of those far-fetched analogies of which preachers are fond, it suddenly seemed to me that learning to play the guitar is a little like writing a book …

First, you have to train your mind to complete manoevres it has no intention of completing of its own accord: for example, you probably have to be more organised than might be usual for you – for instance, keeping track of the colour of characters’ eyes, or the timeline of events in your book, or the past history of your heroine. You also have to have the discipline to write, sitting at that table for hours every day, developing carpal tunnel syndrome, short-sight and (if you’re unfortunate) haemarrhoids.

Secondly, you have to do different things with the right and left parts of your brain – the creative and the structured. You have to follow a plan, an outline, a rough mental sketch – whatever system you’ve found suits you – but at the same time be open to the unexpected flash of intuition that takes you along a completely different path. Many writers seem to have nailed one but have trouble with the other!

Thirdly, you may have to learn grammar and spelling. Don’t be fooled that these will be fixed by an editor. Your work won’t even reach an editor if these two systems of notation aren’t reasonably well mastered.

Fourth, there’s pain! Mental anguish as you begin to believe you can’t do it, the words won’t come, the characters aren’t really alive, the plot is dull … why did you bother starting in the first place? You just have to build the mental calluses, the tough-mindedness that says, Write it, then Re-write it. You can’t do the second without the first, so just get it down on paper.

Fifth, if you use a computer (which I do!), you have to build a body of knowledge about word processing, filing, back-ups, formatting and printing.

Maybe these elements just happen to be part of the act of creation. Maybe for anything good to be formed out of thin air, you need to have developed mental and physical toughness, creativity and organisation. Maybe to use your instrument to the best of its abilities, you have to suffer pain, too. What a comforting thought!

Keith
Author of Altered Life

Leave a comment

Filed under Articles, Blogroll, The Writing Life, Writing

Relato A LA DERIVA

RELATO A la deriva
El contorno costero había desaparecido de la línea, ahora limpia, del horizonte. Había navegado sin descanso, obsesionado por perder de vista cualquier atisbo de tierra firme. Aquel año el curso había sido demasiado intenso e, incluso, su padre se había excedido en su exigencia por no desaprovecharlo insistiendo de continuo en la parte del futuro que estaba en juego. Por eso, todo el objetivo de aquellas vacaciones era relajarse distendidamente hasta la saciedad y, así primero, había que aislarse de todo ruido que sonase a recuerdo de hábito rutinario. Para ello cogió el velero de su padre y salió mar adentro. No dijo nada, tan solo dos días y volvería, renovado. Esa noche el mar también dormía y balanceaba el balandro con su mecer calmo.
Sin embargo, como en otras ocasiones, aquel maldito juego mental no le dejaba conciliar el sueño. Lo achacó a la influencia cercana de las obligaciones cotidianas, de las que aún no había logrado desembarazarse en su totalidad. Ahora que necesitaba descansar y dormir era cuando se le planteaban a modo de desafío aquel tipo de dilemas que le hacían perder el tiempo, pero imposibles de eliminar a su pesar. El reto en sí era sencillo… Había dedicado la tarde a practicar nudos en cubierta, mientras las velas se dejaban llevar por una brisa suave y generosa. Practicó los nudos marineros que ya conocía, se ató un brazo, las piernas, utilizó también las cornamusas y, a la vez, aprovechó para intentar aprender algún otro nudo nuevo. Y ahora, en vez de descansar, aquella pesadilla sin fin le debatía en si un hombre atado por el tobillo a un cabo que arrastraba un velero, empujado por el viento, tenía posibilidad de salvación. Para él no había problema pues, incorporándose para agarrase el pie y alcanzar el cabo, solo había que jalar la cuerda con uno y otro brazo hasta subir a cubierta. Sin embargo, otra voz en su cabeza le intranquilizaba con la posibilidad de que la creciente velocidad del velero, impulsado por fuentes vientos, resultaba proporcionalmente superior al esfuerzo necesario del hombre, no para alcanzar su pie y el cabo, sino incluso para poder incorporarse. Ante tal impetuoso avance el hombre, incapaz de reaccionar y moverse, vería cómo el cielo desaparecía bajo el mar, hundiéndose entre bocanadas de agua.
En la mañana del día siguiente el helicóptero, desde arriba, logró atisbar el velero y dio parte a Comandancia Marítima. Por fin, la lancha guardacostas encaminó su rumbo al barco desaparecido durante dos días. Ya antes, su padre había avisado, preocupado por la tardanza. Al llegar a la amura de babor, los guardacostas encontraron un cabo atado a bordo del que pendía el cuerpo del joven, por un tobillo, semihundido y ahogado en el mar. Es una peligrosa maniobra, parecieron decirse con su mirada mientras rescataban el cadáver del agua. Un cambio imprevisto del viento puede jugar una mala pasada, lo saben todos los marinos. Una trasluchada de popa golpea al tripulante, desprevenido, que pierde el equilibrio y cae al agua, quedando así a merced del oleaje mientras su barco sigue alejándose… Pero, ¿por qué llevaba atado su tobillo aquel muchacho…?
El mar silencioso callaba sus olas entre los reflejos luminosos del sol que nacía. Como si el viento anduviera escondido ni siquiera había brisa y las velas flameaban al sol, quietas.

El autor: LeeTamargo.
http://leetamargo.blogspot.com
* Es una Colección “Son Relatos”, © Luis Tamargo.-

Leave a comment

Filed under Historias y Cuentos, Luis Tamargo

Reemplaza tu nombre por juan……..

Importante para leer este articulo: todas las veces que aparezca en el texto, reemplaza a “Juan” por tu propio nombre.


De Ti al Infinito

Lo que voy a hacer ahora es simplemente “describir” la conciencia no dual del modo en que es percibida ahora mismo. Lo que sigue es el flujo espontáneo de conciencia. Simplemente relaja tu mente y léelo en actitud serena y receptiva (si una frase tiene sentido, bien, si no, continúa leyendo relajadamente) :

Lo que tú buscas es lo que está leyendo esta página ahora mismo. Esta Identidad no puede ser encontrada pues nunca se ha perdido: tú siempre has sabido que tú eras tú. Esta “YOSOYdad” es la condición permanente de todo lo que surge, es el espacio en el que todo surge, no hay nada fuera de Si y por eso es la paz completa y la belleza que irradia en todas direcciones.

Juan surge en el espacio de esta “YOSOYdad”, Juan surge en este espacio infinito, en esta apertura pura. Juan es un objeto, como lo es un árbol o una nube que surge en el espacio del Yo que tú eres. Ahora no estoy hablándole a Juan, te estoy hablando a ti. Eso que es consciente de Juan es este Yo omnipresente. Este Yo es consciente de Juan surgiendo a cada momento. Este Yo es Absoluto. Lo Absoluto está leyendo esta página. Juan no está leyendo esta página, Dios está leyendo esta página. El Yo es consciente de Juan y consciente de esta página. Tú no eres Juan. Tú eres lo que es consciente de Juan. Lo que es consciente de Juan es una “YOSOYdad” que en si misma no puede ser vista, sino únicamente sentida, sentida como una certeza absoluta, una incuestionable Identidad, YO SOY el que SOY eternamente, intemporalmente, más allá del tiempo. Sólo existe esta “YOSOYdad” en todas las direcciones. Todo surge espontáneamente en el espacio de esta gran perfección que es este Yo, que está leyendo esta página ahora mismo.

Y tú, Juan, eres ese Yo. Tú siempre has sabido que tú eres este Yo. Nunca hubo un momento en que no supieras que tú eres tú. Nunca podrías recordar un momento en el que tú no fueras tú. Lo único que puedes recordar es algo que este Yo hizo. Sólo existe este Yo. No lo puedes alcanzar, pues es él el que trata de alcanzar. No puedes verlo, porque es él quien está mirando ahora mismo, lo cual significa que todo, simplemente, surge en su conciencia: el mundo entero surge en tu conciencia momento a momento. Tú eres este espacio en la cuál todo surge espontáneamente y sin esfuerzo. Tú eres ese Uno. Tú siempre has sido ese Uno. Sólo existe ese Uno. No finjas que estas buscando ese Uno. No finjas que has olvidado ese Uno. Lo único que siempre has conocido, lo único que siempre has recordado, lo único que en verdad estás sintiendo ahora mismo es ese Uno: la talidad, la presencia, la cualidad de todo tal como es, y tal como surge en tu Yo – la simple sensación de Ser – que es cualquier cosa que sientes, siempre.

Mira las nubes: están surgiendo en tu conciencia, están surgiendo en ti. Las nubes están fuera de Juan pero dentro de tu Yo. Mira tu cuerpo y esta sala. Tu cuerpo está en esta sala, mas ambos, tu cuerpo y la sala, surgen EN tu conciencia. Tú estás literalmente sosteniéndolos en tu conciencia amorosamente. Las montañas están apareciendo en tu conciencia: están surgiendo en ti y tú las sostienes amorosamente en tu conciencia, abrazas lo que va surgiendo como el amante abraza al amado. Las montañas están surgiendo fuera de Juan pero en el interior de tu Yo. Las nubes, las montañas, y el propio Juan están todos, simultáneamente y sin esfuerzo, surgiendo en este Yo, lo que está leyendo esta página. Todo lo que está surgiendo lo hace en esta inalterable “YOSOYdad”, que no es una cosa, un objeto o una persona, sino la apertura o el espacio en el que todas las cosas, objetos y personas pueden surgir. Esta vacuidad, esta apertura, este grandioso espacio es tu Yo, es lo que siempre has sido, lo que eres antes de que tus padres nazcan, lo que eres antes del Big-Bang. No hay antes y después para este ahora que es el Yo. Sólo existe este ahora del Yo que está leyendo esta página en este preciso momento. No hay un pasado y un futuro en este interminable ahora. Todos los antes y todos los después surgen en esta conciencia instantánea. Sólo existe esta belleza radiante, omnipresente, sin inicio, sin fin, no-nacida, imperecedera, que es consciente de esta página, que es consciente de este universo, y que encuentra todo esto EN el espacio que es. Por lo tanto, todas las cosas surgen en la inalterable PAZ que las sostiene en su amoroso interior. Juan está en el universo; el universo está en tu Yo.

Por eso, sé este Yo omnipresente que está leyendo esta página. No le estoy hablando a Juan, te estoy hablando a ti. Deja a Juan aparecer y desaparecer como cualquier objeto. Permite que Juan aparezca, permanezca por un momento, y desaparezca: ¿qué tiene esto que ver con tu Yo? Todos los objetos aparecen, existen, y desaparecen en el vasto espacio y en la vacuidad que es conciente de este momento, y de este y de este y de este. Y, sin embargo, este momento no tiene fin, nunca has sentido realmente que el presente hubiese llegado a su término porque eso nunca acontece: el presente es la única cosa que es real: este ahora, esta simple sensación de Ser, exactamente la misma sensación o conciencia en la que esta página flota, en la que Juan flota y en la que las nubes flotan. Cuando te sientes este instante presente, no hay nada fuera de él – no puedes ver el exterior de este instante intemporal, porque no hay nada fuera de él. Ahora y ahora y ahora es todo lo que conocerás, y este instante presente es, simplemente, otro nombre para el Yo espacioso en el que surge el kosmos entero, como una radiante, jubilosa, extasiada sensación de felicidad y un deseo de compartir esta alegría infinita con alguien más.

Porque esta página y las montañas y las nubes todas surgen en tu conciencia, no hay nada fuera de tu Yo. Que no exista nada, literalmente, fuera de tu Yo significa que no existe nada, literalmente, que lo pueda amenazar. Una vez que conoces esta Identidad, conoces la PAZ. Porque ya eres, directamente, inmediatamente, e íntimamente uno e idéntico a “eso” que está leyendo esta página ahora mismo, has reconocido a Dios directa, inmediata, inequívoca e innegablemente. Y porque reconoces a Dios aquí y ahora mismo, como al propio Yo que está leyendo esta página, sabes que, finalmente, verdaderamente, profundamente estás en casa, un lugar que siempre has conocido y siempre habías fingido no conocer.

Por lo tanto, deja de fingir. Confiesa que tú eres Dios. Confiesa que tú eres Belleza. Confiesa que tú eres la Verdad que los sabios han estado buscando durante siglos. Confiesa que tú eres la Paz que supera toda comprensión. Confiesa que estás tan arrebatadamente feliz que tuviste que manifestar este mundo entero sólo para dar testimonio de la belleza radiante que no podías contener solo en y para ti mismo. Confiesa que el testigo de esta página, el Yo de este y todos los mundos, es el único verdadero Espíritu que mira a través de todos los ojos y oye a través de todos los oídos, y se extiende en amor y compasión para abrazar los propios seres que Él mismo creó en una extasiada danza eterna que es el secreto de todos los secretos. Y confiesa que estás Solo, que eres literalmente el Único en todo el universo: no hay otros para este Único. Hay ciertamente otros para Juan, pero tanto Juan como los otros surgen en la conciencia que está leyendo esta página, y ésta conciencia, éste Yo, no tiene otro porque todos los otros surgen en este Yo. El Uno sin segundo es lo que está leyendo esta página.

Por lo tanto, sé ese Uno. Pero dale también mi amor a Juan.


Posdata: ¿Comprendes muy, muy, muy profundamente que aquel que está leyendo esta página es aquel que la escribió? ¿Que Juan, Ken, y esta página, todos surgen del Testigo de esta página? Este Yo no es difícil de encontrar, sino imposible de evitar. Por eso suelta todo ese alboroto sobre encontrar y perder, y simplemente sé el Uno en el que todos los mundos están surgiendo ahora. Así que sal a la calle y mira el mundo maravilloso mundo apareciendo dentro de tu propia conciencia, surgiendo en tu propio Ser, y después, ya sabes, vete a tomarte una cerveza o algo…


Ken Wilber

Leave a comment

Filed under Uncategorized

Que pasa en el planeta tierra

¿Qué Pasa en el Planeta Tierra?
~ Las Energías de Marzo 15 ~
Marzo16 de 2007
por Karen Bishop

Traducción: Laura Pérez Morales

Edición: El Manantial del Caduceo

http://www.manantia lcaduceo. com.ar/libros. htm

 
 ¡Saludos!
   

Marzo 15 trajo otra sobrecarga de nuevas energías mientras continuamos preparando e integrando el Nuevo Mundo y la Nueva Realidad. ¡En que paseo tan salvaje de energía elevadamente vibracional hemos estado! Y esto continúa todavía.

 

Estas energías elevadas, que han estado bombardeando el planeta últimamente, están creando algunas manifestaciones para nosotros, física y emocionalmente y en nuestros ámbitos de realidad únicos.

 

Porque estas energías elevadamente vibracionales están creando estados elevados de ser, e incluso estados elevados de realidad, podemos sentir casi como si estuviéramos volando más alto que nunca. Porque estamos en un nuevo nivel, entonces, cualquier cosa que no pertenezca a este nivel puede sentirse extremadamente espantoso. El hueco entre las energías nuevas y superiormente vibracionales y los estados de ser y vivir inferiormente vibracionales es mucho más grande. A causa de esto, un momento podemos sentirnos absolutamente maravillosos y al siguiente absolutamente terribles. Puede parecer que nuestra energía cae en un breve segundo.

 

El hueco es ahora demasiado grande, así que es muy fácil desplomarse rápidamente cuando visitamos o nos encontramos experimentando las energías inferiormente vibracionales y densas. Como un yo-yo encarnando energía diferente, podemos estar arriba y volando un momento, y al siguiente abajo y enojados… casi encolerizados el siguiente. Similar a tener una experiencia cercana a la muerte y a no desear regresar a nuestras anteriores vidas humanas, tener que “regresar” puede sentirse horrible ciertamente. Y entre más comenzamos a encarnar las energías superiormente vibracionales, más nos enojamos, porque estas energías están liberando energías densas encima de todo lo demás. Aún otra razón para manifestar enojo, porque las energías densas pueden crear enojo fácilmente cuando nos dejan.

 

La llegada de energías elevadamente vibracionales también pueden crear estados de no querer hacer nada. Los reinos superiores contienen la energía de recrearse, reír, disfrutar, jugar, sólo hacer lo que deseamos cuando queramos y simplemente ser. Algo inferior ya no concuerda con el lugar en donde ahora residimos. Ir a un trabajo nuevo, por ejemplo, puede necesitar mucha disciplina. Simplemente no se ajusta a la realidad de los reinos superiores, porque nada requiere disciplina. En los reinos superiores, la acción proviene de la inspiración y la alegría, ¡y no de la disciplina!

 

Esas energías también pueden hacernos sentir muy emotivos. Aparentemente podemos llorar con la caída de un sombrero. La realidad de los reinos superiores porta una magnificación de todo. Sentimos mucho más, y sentimos mucho más profundamente. Podemos encontrar que lloramos por el sonido de un ave cantando, por el espectáculo de una puesta de sol o por la cadencia de música hermosa. Y como estas energías están tan llenas de luz y magia, y crean hermosos escenarios en nuestras vidas, podemos encontrarnos también en continuos estados de gratitud. Y la gratitud vibra al mismo nivel que el amor, así como crea más y más cosas para estar agradecido porque tiene un efecto de bola de nieve.

 

Experimentar energías elevadas siempre me recuerda la última semana de embarazo cuando las emociones están fuera de control y sentimos como si estuviéramos en un paseo en la montaña rusa. Mantener un estado de equilibrio puede ser un reto. Sentirnos aturdidos, fuera del cuerpo, o aún tener dificultades para enfocarnos o concentrarnos también son síntomas comunes. Agotamiento, sentirnos vacíos con batería muerta y no completamente nosotros mismos viene de integrar esas energías dentro de nosotros.

 

Durante esta época, en lo que nos enfocamos se magnifica más que nunca y lo que creemos y elegimos parece volverse muy real para nosotros. Obtenemos más y más de las energías que nos rodean (con respecto a pensamientos y enfoques)… más y más y más. Ahí es donde nuestro poder de elección entra en acción. Sí, las energías son muy intensas ahora. ¡Wow!

 

Para algunos está ocurriendo otra manifestación interesante. Si eres de los que recientemente han experimentado una impresión repentina en la forma de tener que hacer un gasto anormal e inesperado, no estás solo. Digamos que estabas esperando pagar una factura, pero es considerablemente más de lo que estabas acostumbrado, o tal vez parece que es mucho dinero por un servicio en particular y no está en el ámbito normal de los niveles de precios. Tú estabas sólo siguiendo la corriente, como siempre, y de repente, ¡wham! Ahí viene una cuenta o tarifa enorme… mucho más elevada de lo que normalmente pagabas o una que no esperabas. Una sorpresa total y que te hace sentir que tu situación financiera se está saliendo de tu control… que no te adecuas realmente a esta situación que llegó repentinamente… después de todo, no planeabas gastar todo este dinero, ¿verdad?

 

Aquí está la razón por la que algunos de nosotros estamos teniendo esta experiencia: Estamos en el último segmento de existir en la vieja realidad de ganar suficiente dinero, o manifestar suficiente para conseguirlo. Hasta ahora, en nuestras vidas, habíamos estado recibiendo lo que pensábamos que era suficiente, o tal vez lo que pensábamos que no era suficiente. De cualquier forma, esa vieja realidad está a punto de terminar. Hemos estado manifestando a un cierto nivel, con ciertas creencias y limitaciones, y esta manera de ser está prácticamente concluida.

 

Lo que está en el horizonte más próximo es un estado de ser donde fácil y naturalmente recibimos todo lo que necesitamos, en el momento en que lo necesitamos. No hay esfuerzo. Esos grandes gastos que han llegado recientemente y parecen estar fuera de nuestros límites usuales de hábitos de gastar, están simplemente aquí porque pronto estarán mucho más en alineación con nuestra más vasta área de gastos. Seremos capaces de manejarlos más fácilmente. Todavía no estamos completamente en alineación con ellos, pero lo estaremos muy pronto… de otro modo, no hubieran aparecido en nuestro espacio. Están aquí porque coincidimos con ellos en algún nivel, y este nivel estará llegando muy pronto.

 

Marzo 18 trae un eclipse solar seguido de un equinoccio el día 20. Estas son enormes influencias para guiarnos en lo nuevo. Ayer estaba en un sitio antiguo donde examinamos un gran calendario circular de piedra en preparación para las alineaciones del equinoccio. Había un portal en una pared cercana con la que el sol poniente estaba en perfecta alineación, junto con un portal en unas montañas lejanas. Sentir la energía vertida a través de este punto y portal en particular era extremadamente poderosa, y ni siquiera era tiempo del equinoccio todavía. Y esto es lo que ocurrirá durante el equinoccio que pronto llegará.

 

Energía poderosa vertiéndose a través de un portal y permitiendo que más de estas energías elevadas lleguen al planeta. Esta es la época en donde avanzamos rápidamente… este es el momento cuando nos recreamos en una enorme cantidad de luz. Todas las pequeñas ráfagas que han llegado en Marzo fueron instrumentos para prepararnos para recibir estas nuevas energías que nos propulsarán hacia adelante.

 

Si no estás sintiendo algo de lo anterior, ciertamente no estás solo. He encontrado que es mejor seguir la corriente, disfrutar la vida, hacer lo que me divierte y de este modo, generalmente estoy donde necesito estar. Algunos amigos y yo estuvimos discutiendo el otro día sobre sitios arqueológicos. Estuvimos comentando que cuando los individuos “buscan” seriamente artefactos y tesoros antiguos, raramente los encuentran. “Buscar” algo, y tratar continuamente de colocar significados elevados en las cosas sólo sirve para alejarnos del espacio en donde estamos. Si, algunas veces los significados elevados pueden validarnos y darnos confianza en que todo está bien, pero generalmente es mejor residir donde podemos ver lo mejor… lo que nos coloca en alineación con donde estamos actualmente.

 

Parece que cuando simplemente seguimos la corriente, nos disfrutamos a nosotros mismos y a la vida, ¡todo cae en nuestros regazos! De este modo, estamos en alineación con nosotros mismos y esto es perfección. Así que si algunas veces no sientes que estás coincidiendo con donde están otros, es porque no se supones que lo hagas. Estás concordando con donde estás, y es todo lo que importa.

 

Realmente no necesitamos saber qué está pasando energéticamente en el planeta, o a dónde estamos siendo guiados. Puede ser maravilloso el sólo estar donde estamos ahora, ¡no podemos ir a ninguna parte hasta que estemos donde estamos! Nadie ha perdido el bote nunca, porque el único bote está, es el único en el que estamos cada uno de nosotros.

Deseándote el Cielo en tu corazón, la luz de las estrellas en tu alma, y milagros en tu vida, en esta época maravillosa.

Hasta la próxima,

Karen


5 Comments

Filed under Uncategorized

El verdadero silencio (sin errores).

Leave a comment

Filed under Uncategorized